PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

TERREMOTERO -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

domingo, 20 de mayo de 2018

1308.- EL VERDADERO ORIGEN DE LA TURMADA



Alicia Pepe

Al igual que el pastel de garbanzo, el cabrito y la rampuchada, la turmada es uno de los platos que representa la cultura gastronómica de Norte de Santander.

Hay muchas historias que dan cuenta de su origen. Algunos lo remontan al terremoto de Cúcuta, que debido a la destrucción de la ciudad y la carencia de comida, los sobrevivientes se alimentaban con leche y pan duro.

Otro relato conduce el nacimiento de la turmada a Pamplona y que su característico nombre se derivaba de las turmas, que era el nombre que usaban los campesinos para referirse a la papa.

No obstante, su origen se remonta al municipio de Mutiscua y fue el resultado de un error que cometió una madre, en la preparación de un caldo.

Interpretación del plato, realizado por estudiantes del Sena, en el marco de la socialización del proyecto 'A qué sabe el Norte'.

La chef Martha Mora, chef y directora del proyecto ‘A qué sabe el Norte’, así lo relató:

“La señora preparaba una changua para el desayuno, con los típicos ingredientes como el huevo, la leche, la cebolla, la mantequilla y el cilantro, pero se dio cuenta que no tenía tostadas de pan, así que se arriesgó a añadirle un trozo de pan de agua a la receta. Su sorpresa fue que el pan, por ser seco, absorbió todo el caldo.

Para resolver el imprevisto, colocó unas rebanadas de papa cocida y lo sirvió en la mesa familiar. El nombre sí está relacionado con las turmas, pues de ahí se desprendió.

Un plato insigne, de gran valor

La turmada es nuestra versión criolla de la lasaña. Aunque de forma clásica, se prepara con pan, agua, leche, guiso criollo, huevo y ahogao; existen algunas variaciones que incluyen queso, jamón, tomate y pimentón, chorizo, entre otros ingredientes. Puede ser de forma cuadrada o redonda.

También existen varias formas de cocción. El cucuteño Antonio Aparicio Prieto contó que en su casa “la preparamos en cazuela o cayana” y que también “se le conoce como sopa seca”.

A través del proyecto de investigación ‘A qué sabe el Norte’, que encabeza la seccional regional del Sena y que tiene como objetivo la publicación de un libro de gastronomía con los productos y recetas nortesantandereanas, se busca que tanto la turmada, como otra decena de platos tradicionales más, puedan recobrar ese valor cultural y turístico, dentro y fuera del departamento.

“Debemos rescatar nuestras raíces gastronómicas para fomentar el sentido de pertenencia hacia nuestros sabores. Esto permite romper paradigmas en torno a las propuestas que se presentan en los grandes restaurantes de Cúcuta”, reflexionó José Domingo Castillo, chef del Spezia Restaurante y colaborador permanente de esta iniciativa.  

Propuesta de turmada y changua, del chef José Domingo Castillo, de Spezia Restaurante

Cuando él habla de rescate, una gran parte la encamina a promover, desde los grandes manteles, los sabores típicos que nos identifican como región.

En un primer menú de degustación, Castillo y su equipo de cocineros del restaurante Spezia, se atrevieron a llevar a un nivel de alta cocina, los principales ingredientes y platos tradicionales que nos caracterizan.

Raspado, pastel de garbanzo, cebollas ocañeras, arepitas de maíz, el lulo, la trucha, el cabrito, la turmada, la rampuchada y otros célebres sabores, fueron exaltados. 

En el caso de la turmada, "fue un juego de sabores que evocaron los sabores y saberes de nuestras cocineras ancestrales", resumió Castillo.

“Desde Spezia Restaurante lo hemos entendido, por eso le hemos apostado a estos menús de degustación, para que más personas puedan comprobar que lo tradicional también tiene su espacio en los restaurantes a mantel”, reflexiona su creador, que está comprometido a repetir estas experiencias en el restaurante que dirige.

¿Cómo prepararla?

El chef cucuteño Jorge Ojeda ofrece esta receta​ que, aunque dispone de muchos ingredientes y de casi 60 minutos, es muy sencilla de realizar en casa.

Ingredientes:
·         2 Chorizos de ternera
·         100 gramos de papa sabanera
·         12 Láminas de pan campesino
·         2 huevos
·         4 Láminas de queso crema
·         4 Láminas de jamón de pierna
·         150 cm3 de crema bechamel
·         60 gramos de cebolla junca
·         60 gramos de cebolla cabezona blanca
·         200 gramos de tomate chonto
·         2 gramos de ajo criollo
·         Cimarrón
·         Cilantro
·         Comino
·         1 cucharada de aceite achiotado
·         1 cucharada de matequilla

Procedimiento


Hogao

Calienta el aceite achiotado junto con la mantequilla y adiciona la cebolla y el ajo. Cocina hasta que esté cristalizada la cebolla de cabeza blanca. Añade la cebolla junca y el pimentón, hasta que éste se deshaga.

Agrega el tomate sin semilla y sin piel. Todo debe ir en cubos pequeños para que la cocción sea más corta y pareja. Cuando el tomate se torne cremoso, añade el cilantro y el cimarrón finamente picado, junto al chorizo que (previamente cortado en cubos pequeños).

Añade sal y pimienta al gusto para rectificar sazón. Retira del fuego.

Cocción

Ahora se dispone a preparar la papa. Lávala, pélala y córtala en láminas finas de medio centímetro aproximadamente. Cocina por 8 minutos al vapor. También debes cocinar los huevos hasta que estén duros (11 minutos aproximadamente desde que hierva el agua).

Montaje

En un molde de tu preferencia, coloca una base de pan, salsa bechamel, papa, huevo en láminas y el hogao. Se repite el proceso. Al final se le adiciona el jamón y una capa de queso para llevar al horno a una temperatura de 180°C por 15 minutos y gratinar. Retira y decora con cilantro. ¡Disfruta!





Recopilado por: Gastón Bermúdez  V.

viernes, 18 de mayo de 2018

1307.- MI NUEVA ILUSION, UN HOTEL EN CUCUTA. 1976



Alvaro Riascos Fernández

Nueva Fachada del hotel

En mayo de 1976, me abordó un comisionista de finca raíz y me ofreció una residencia que pertenecía al Dr. Ciro Álvarez Barrios, destacado médico ocañero, recién desaparecido, quien dejó esa muy amplia casa de una planta, en un enorme lote y la que tenía su ingreso por la calle 6ª, entre avenida Cero y 1ª.

Tal oferta me interesó, aunque en ese momento no sabía que uso podría darle.

Cúcuta atravesaba en ese momento una de las varias temporadas de inusitada actividad comercial, gracias al verdadero torrente de gentes proveniente de Venezuela, factor este, que tal vez me prendió una luz sobre el uso que podía dársele. Las ideas me fluían sobre qué hacer, así que estudié las opciones de remodelarla para abrir allí un pequeño hotel.

Yo ya me había compenetrado con esa actividad por la experiencia dejada por la resiente inversión en el hotel La Sierra de Santa Marta, y por tanto el tema no me era extraño. Estaba familiarizado con sus secretos, y conocía ya  sus fortalezas y debilidades.
 
Para la ampliación contemplé construir un segundo piso sobre la placa de cubierta plana que originalmente tenía la casa, aprovechando la dimensión y solidez de sus muros y de la construcción toda; ampliación esta con la que calculaba lograría unas 15 habitaciones con su baño, a más los servicios básicos necesarios.

Sería un pequeño hotel con tal capacidad, complementado con su restaurante, cocina y demás exigencias del servicio. Además, dispondría de jardines, piscina y un barcito instalado en un muy simpático quiosco de paja, frente a la piscina, el que encontré como dotación extra de la casa, y el que apropiadamente    arreglado, lucia muy agradable. Así lo decidí, y al efecto busqué financiación bancaria, obteniendo con Davivienda un crédito de $800.000 para su remodelación, suma que se me concedió, y que me lo permitió.
    
La remodelación al final quedó muy bien y trasformó totalmente la casa.

El negocio pronto empezó a rentar, permitiéndome atender cumplidamente la deuda adquirida, y ofreciéndome, casi de inmediato buenos resultados.

Encuentro justo hacer un reconocimiento a dos personas que jugaron un papel importante, tanto en su programación, como en la organización de su operación inicial.

Trabajaba para tal fecha conmigo, como sub gerente de mis negocios, el administrador de empresas el caleño Hernán Zorrilla, quien acababa de retirarse de la Gerencia del City Bank de Cúcuta. Era un excelente profesional, conocedor de los temas financieros y administrativos, y quien entró a ser parte del equipo de profesionales de mi oficina, atendiendo los aspectos financieros y en general los de los negocios.

Estaba casado con una muy querida señora caleña, como él, doña Gloria Arroyave, quienes con quien formaba una pareja absolutamente entregada al trabajo y quienes fueron soporte muy importante en este mi nuevo negocio.

Hernán se puso al frente de la parte organizativa y contable, y ella de la administración del hotel, actividades a las que se entregaron con el mayor entusiasmo, pudiendo lograr una excelente organización hotelera y buenos resultados.
   
Para el día anterior a su apertura programé un coctel en las propias instalaciones del hotel, para atender tanto a las autoridades de la ciudad, como a personas representativas de sus estamentos, con quienes tenía alguna relación empresarial, así como a personalidades del sector turístico, y a mis amigos. El acto inició con la bendición a cargo del Padre Alfonso Blanco, y allí lo bautizó con el nombre Arizona, ceremonia que remató con mis palabras de saludo y agradecimiento.
    
A la reunión se hicieron presentes unas 60 personas, representantes de las distintas actividades mencionadas. Fue ocasión que resultó muy grata y en la que los amigos me felicitaron y valoraron el esfuerzo hecho y mi oportuna ocurrencia, que ayudaba a ampliar la planta hotelera de la ciudad, en momentos en que se hacía indispensable atender la demanda creciente.
  
El evento estaba programado para un viernes, día de la llegada de enorme número de compradores venezolanos. Desde temprano se me informó que en la puerta había una fila de personas quienes solicitaban alojamiento, pues, de lo contrario tendrían que dormir dentro de sus autos! Instruí que no podríamos dar alojamiento hasta que saliera el último de nuestros invitados. Tal anuncio aseguró una cola de personas esperanzadas en poder obtener  alojamiento! Esa primera noche tuvimos el primer lleno total, ocupación que frecuentemente, se repitió para esa época.

Este exitoso  resultado me estimuló rápidamente a pensar en encontrar la forma de hacer una ampliación, viendo todas las facilidades que el terreno ofrecía, dada su ubicación, estando desarrollado totalmente al centro de la manzana, lo que me permitía pensar en anexarle una de las muchas casas, que la rodeaban y  cuyos lotes ofrecían salida a una de las calles alrededor de la manzana. Sin embargo, yo miraba primordialmente encontrar acceso por la Ave 0.

Para mí buena suerte, el único lote que teniendo tal condición no estaba construido era uno bastante estrecho, de tan solo 10 metros de frente, por 42 metros de fondo, pero el que afortunadamente lindaba exactamente con el área de jardín de la piscina y del quiosco bar del hotel, lo que consideré era absolutamente afortunado.
                   
Visto el lote de la Ave 0 parecía un sitio abandonado. Hacia el interior estaba totalmente oculto por un primitivo cerramiento, que permitía ver solamente una maleza sobresaliente y de gran altura.

Hice algunas gestiones sin que nadie me diera razón de sus propietarios. Tuve que conseguir un equipo de vendedores locales de finca raíz, para lograr obtener el nombre del propietario. Resultó ser de una   familia de Cúcuta, de quien supe se había ido a vivir hacía años a Caracas. Al saberlo, había retado al “detective” a averiguar su dirección.

Lo más preciso que logró saber es que ellos tenían una tipografía de nombre “Moderna”, en esa capital.
            
Entusiasmado como estaba, me parecía que no podía aplazar tal gestión, así que de inmediato organicé viaje a esa ciudad lleno de ánimo y de optimismo. Para acortar el cuento, diré que el negocio se dio, y ya dueño de esta propiedad empecé a ilusionarme pensando en lo que debería hacer allí.

Fue corto el plazo que me tomé para diseñar un proyecto de lo  que sería este nuevo tramo del hotel, cuya situación comercial cambiaría con esa nueva entrada por la importante Avenida 0.

Para poder realizar la edificación programada, debí recurrir a un crédito de fomento de los ofrecidos entonces por la desaparecida Corporación Nacional de Turismo. Las cosas se dieron satisfactoriamente y con mi entusiasmo y el apoyo de la CNT, rápidamente lo saqué adelante.
     
Una vez terminado, programé una especial  reunión de inauguración, ante el anuncio de la presencia del gerente de la Corporación, el Dr. Ernesto Mendoza Lince, quien me hizo no solo el homenaje de su presencia, sino al otorgarle al Hotel la condecoración máxima de esa importante entidad nacional, la que personalmente me impuso en la ceremonia de inauguración.

Acto de inició con la bendición a cargo del padre Alfonso Blanco
                     
El esfuerzo de tener en esos momentos un hotel en la ciudad de las mejores características, permitió que llenara los estándares de un establecimiento de 3 estrellas, logro que  se obtuvo a base de sacrificio y esfuerzo, y tras cuya meta estábamos, en unión de mis colaboradores.

Al poco tiempo percibí que el reducido frente y la tímida fachada que ahora representaba la imagen del hotel sobre la Cero, no simbolizaba un ícono hotelero suficientemente atractivo, y no llenaba las expectativas de la clientela, sobre todo con la aparición en el mercado de nuevos establecimientos como el Casino Internacional, que ofrecía nuevos e atrayentes servicios a la clientela venezolana, como su Casino y su Night Club.

Ahora me enfrentaba a nuevas disyuntivas! Si nos manteníamos estáticos, la competencia nos arrollaría. Se imponía encontrar nuevas salidas!  Tras su búsqueda continué, encontrándome con un hecho afortunado para mí, aunque no tanto para  mi contraparte de este negocio, de ese momento.

Nuestra propiedad vecina al norte, había sido desde el inicio, la casa de la familia del Abogado Dr. Alfonso Vanegas quien hacía años había muerto, y que ahora la habitaba su viuda. Ella vivía en esa gran casa familiar, con un par de sus hijos mayores, quienes lamentablemente eran inútiles.

Me entrevisté con ella para proponerle  la compra de su casa, esfuerzo que ameritaba hacerlo, para poder disponer de tan imprescindible terreno para una futura ampliación y, a ella le representaba salir de su postrado estado económico. Con poco desacuerdo llegamos a un precio y convinimos una forma de pago.

Para abreviar el cuento, paso a  relatar que, ya hecho a la propiedad de inmediato decidí diseñar la ampliación de esta nueva etapa del hotel.  

Claramente me pareció que aparte de aumentar el número de habitaciones, debía buscar una mayor fortaleza que en alguna medida contrarrestara la competencia, y fuera generador de nuevos servicios, los que a la par de darle un mejor estatus al hotel, pudieran atender los muchos negocios de festejos y de eventos que se realizaban en la ciudad, y en  el que el cliente encontrara sitios de la mayor elegancia y comodidad. Además, este esfuerzo debía servir para aprestigiar el nombre y  la calidad del hotel en su conjunto.
  
Hay que reconocer lo que significó el importante cambio que le dio esa nueva ampliación de la fachada y de esa actualización, que hoy trasmite una presencia más moderna al hotel, actualizada y en concordancia  con sus nuevos servicios, que significan hoy la dotación de excelentes instalaciones para eventos, amplios estacionamientos, piscina,  restaurantes y el incremento del número de habitaciones.

Todo ello ha contribuido a renovar su presencia en la ciudad.
       
Tal  trasformación física, a la que mi hijo Juan Fernando le ha puesto todo el empeño y esfuerzo, y quien con justicia se vanagloria de los cambios hechos, en los que ha puesto un cariño inmenso, y a los que le entrega cada día una consagración permanente, habiendo logrado mantenerlo, remozarlo, convirtiéndolo hoy (2017) en uno de los mejores de la ciudad.

La mejor parte, la que más brilla hoy y en la que no tengo honores que reclamar, y cuyo éxito no corresponde a mis acciones, es el excelente posicionamiento que en todos los aspectos ha logrado, que no dudo en reconocer, y que  corresponde a la dedicación, profesionalismo y capacidad de su personal, a cuya cabeza se destaca mi hijo.



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.